En el camino a la biografía de mujeres

por Lucía Cortés Molina

Desde los tiempos de Plutarco se ha escrito sobre la vida de algunas mujeres: relatos épicos, crónicas de vidas ejemplares. Así fue durante siglos en el mundo occidental hasta que, muy entrado el siglo XX, dichas historias comenzaron a abandonar su inclinación moralizante y su marcada predilección por lo dramático. Por largo tiempo la historia de la vida de las mujeres era llevada a los extremos: presentadas como personas totalmente buenas o totalmente malas, útiles como referentes y ejemplos a seguir. Sin embargo, perspectivas y herramientas crítico-metodológicas construidas el siglo pasado han cambiado la manera de acercarse a la vida de las mujeres: el tono hagiográfico ha comenzado a ser sustituido por un afán por comprender los procesos más importantes de los que las mujeres han formado parte y la manera en que ellas los han vivido.

En la historiografía mexicana del siglo XX, la temática femenina abunda de manera particular en diccionarios y compilaciones de semblanzas que dan cuenta del papel de las mujeres en la historia de ciertas regiones del país o en determinados procesos históricos. Estas obras reconocen la agencia de las mujeres en los procesos históricos, aunque con frecuencia tienen tono patriótico y connotación nacionalista. De alguna manera, estos acercamientos desplazan el interés en torno a las vivencias de las mujeres para situarlas en el marco de grandes procesos nacionales o regionales definidos de antemano. Pero el reconocimiento histórico de las mujeres ya ha sido iniciado: se le pone nombres y rostros al colectivo tantas veces referido como “mujeres” y se da cuenta de la diversidad que éste supone.

Emprender la biografía de una mujer es un proyecto muy atractivo. La reconstrucción de su vida y ambientes es algo con lo que uno se puede identificar. Las mujeres desconocidas son presentadas al público; las conocidas tienen algo nuevo que mostrar. Durante mucho tiempo se recuperó la vida de mujeres “famosas” por haber sido madres, esposas o hijas de algún hombre público; el reto ahora, en su caso, es investigarlas por lo que hicieron y pensaron por sí mismas, como personas que se definen más allá de la relación que tuvieron con sus familiares varones. Desde luego que habría que estudiar desde esta perspectiva a toda mujer, haya tenido o no proyección pública al lado de alguien más.  Apunto lo anterior porque hace poco estudié las biografías de Margarita Maza, conocida por muchos por haber sido esposa del presidente mexicano Benito Juárez, una reducida faceta expuesta en la historiografía tradicional. Pero lo cierto es que se trate de una primera dama, de una escritora destacada, de una revolucionaria…, en todos los casos es posible ver que cada mujer se desarrolló en muchas más esferas y se relacionó con muchas más personas de lo que hasta ahora nos han presentado.

En el caso de mujeres “famosas” por las carreras de sus padres, marido o hijos, cabe preguntarse si habrá fuentes para indagar en su vida propia. Las hay: con la diversidad de escenarios a considerar, se multiplican las posibles fuentes. Las mujeres que se desenvolvieron en la vida pública en el siglo XIX, por ejemplo, aún si lo hicieron “a la sombra” de alguien más, dejaron testimonios escritos como memorias o diarios, así como correspondencia personal y hasta discursos pronunciados en eventos políticos y sociales a los que con frecuencia se les convocaba.

El género biografía de mujeres, célebres o no, las visibiliza y reconoce su agencia. Esta forma de hacer Historia que recupera vivencias individuales de mujeres da profundidad al estudio de los grandes procesos sociales y de los pequeños; permite entender la complejidad de los tejidos sociales, redes y enemistades entre personas, ideas, proyectos y emociones.

Un comentario

  1. Muybuen texto.
    La gran tarea es escudriñar en las fuentes que se localicen sobre mujeres para entender los entrecruzamientos sociales, personales, culturales sin el estigma del sexismo o de los determinanyes qie las ven sólocomo identidades de referencia.
    Saludos Luci.

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s